Consejos y noticias sobre salud dental
< Ver todos
Blanqueamientos dentales
Blanqueamientos dentales

Sois muchos los que últimamente nos estáis demandando este tipo de tratamientos, así que os vamos a intentar explicar de una manera breve y sencilla el funcionamiento.

El diente tiene un color de base natural, como la tonalidad de la piel,  ello es debido a agentes internos y externos. Los internos vienen dados por la condición del diente y durante su formación. Los externos son todos aquellos agentes que introducimos a lo largo de nuestra vida como el tabaco, café, gominolas e incluso el paso del tiempo hace que el diente adquiera una coloración más oscura.

En primer lugar hay que hacer un buen diagnóstico para confirmar que eres candidato a este tipo de tratamientos. Hay que tener una boca sana, sin dolor, ni dientes sensibles y con encías rosadas.

El tratamiento consiste en dos sesiones en clínica con el gel blanqueante de alta concentración (peróxido de hidrógeno o carbamida), activado con una lámpara especial, estas citas están espaciadas por una semana. Durante ese tiempo, en casa nos colocaremos unas férulas con otro gel de una menor concentración durante hora y media todos los días.

En este periodo se recomienda no utilizar pastas con alto contenido en fluor, evitar alimentos que pigmenten tipo café, vino tinto, té y tener muy buena higiene dental.

Si a lo largo del tratamiento apareciera sensibilidad deberíamos de espaciar los días de colocación del gel y utilizar una pasta desensibilizante con alto contenido en nitrato potasio.

La durabilidad de los resultados son muy variables, pero nosotros aconsejamos a nuestros pacientes que si no tienen ninguna patología hacerse uno o dos blanqueamientos anuales  de cara a algún evento (bodas, comuniones, vacaciones...) para de esta forma tener una sonrisa más luminosa y bonita.